.

 
 

Asturias Gijón Volver

   
 
     
 

El salvaje bosque de Peloño (Ponga) y el 'Lago Azul' del río Dobra (Amieva)

 
 





A 80' de Gijón, el desfiladero de entrada al Parque Natural de Ponga nos deleita con imágenes de su purísimo río Ponga.





El coqueto, sencillo y sorprendente Hotelito-Balneario-Rest. La Casona de Mestas nos recibe junto a un área recreativa de cuento, en pleno desfiladero junto al río Ponga.





A 100' de Gijón nos desviamos en el alto de la carretera de Beleño a Viego, dirección a la Majada Les Bedules - Bosque de Peloño y al final de 1 km de pista estrecha de hormigón, dejamos el coche, viendo a nuestra espalda el Pico Tiatordos de 1951 m. y el Cordal de Caso.





En la Majada Les Bedules, repleta habitualmente de ganado pastando, y entre bellísimas cimas, iniciamos la suave ruta de 80' hacia la majada-collada de Granceno y el mítico Bosque de Peloño.





Recién dejado a la izquierda el camino que baja a la aldea casi perdida de Víboli, a los 25' de suave andar, nos emocionará esta increíble vista de los Picos de Europa con las primeras nieves del otoño.





Aún casi sin hojas, los 200.000 árboles del Bosque de Peloño saben mantener su natural belleza, rodeando pequeñas majadas con cabañas de pastores.





Entre los acebos del camino, rodeados de pequeñas cascadas (que hacen recomendable llevar zapatos protegidos del agua y bastón de apoyo), vemos al fondo la Majada de La Collada de Granceno, de 1195 m.Final de la suave ruta de 80'.





Después de cruzar un tupido bosque de acebos en roja flor, con increíbles vistas del Bosque de Peloño, que no me atrevo a mostrarles, llegamos al punto álgido del máximo placer natural de esta futura Reserva de la Biosfera del Bosque de Peloño, en Ponga.





No conocer ni bañarse en el Lago Azul del río Dobra (a 65' de Gijón o a 5' de Cangas de Onís), el más coralino y transparente de Europa, después de un fácil camino de 35', es casi un delito que no deben cometer.





El Puente Medieval sobre el río Dobra, puro Shangri-La de los ríos europeos, les emocionará. (Recomiendo llevar zapatillas para el baño).





En 35' de suave caminar (con bastón de apoyo), llegamos a la Olla de San Vicente, el Lago Azul del río Dobra, punto álgido del máximo placer natural. Les impresionará tanto el lugar, que a lo peor, por pudor, no se atreven a bañarse.

 
     
     

 
Asturias Gijón Volver
 
 
 

Todos los textos e imágenes contenidos en estas páginas son propiedad de Javier Vidal (Técnico de Turismo y Enamorado de Asturias), estando su copyright © debidamente registrado. Queda prohibida la reproducción total o parcial de estos contenidos sin la expresa autorización por escrito del propietario.

e-mail: javiervidal_l@yahoo.com